Home

El pasado 19 de marzo tuve la oportunidad de participar como moderador en el “I Foro de Cultura y Buenas Prácticas en España. Autocrítica y reinvención para una cultura en crisis”, una excelente iniciativa de Pilar Gonzalo que pretendía y consiguió, en nuestra opinión, no sólo reflexionar sobre la situación de la cultura y las organizaciones culturales desde la propia cultura, sino también, actuar, trabajar por ese necesario cambio que debe nacer desde el seno de la cultura. Las buenas prácticas, en definitiva, como paradigma. Al hilo de la jornada y enlazando los conceptos de cultura, crisis y financiación, nos surge un tema para la reflexión: la financiación privada en las instituciones culturales públicas.

Una de las tesis centrales de este blog es de la cultura como bien público y que, por ende, debe ser garantizado por el estado (financiar y garantizar la financiación no son exactamente una y la misma cosa). La cultura nos hace ser lo que somos, nos constituye como humanos y dota de sentido nuestra existencia. Otra de las tesis centrales es la de la incidencia, excelencia y peculiaridad de la cultura en el sector productivo como bien-producto. Establecidas estas dos tesis y levantando la mirada a la realidad social, política y económica, la situación de la cultura en España roza la “emergencia nacional”. Un contexto de pérdida de preeminencia social, continua búsqueda de identidad, mercantilización y reducción de la financiación pública que hacen peligrar muchas instituciones culturales públicas, al menos tal y como las hemos conocido hasta hoy.

Ante este escenario y reducida o negada la financiación pública directa, estas instituciones se han lanzado a la búsqueda de financiación privada. La práctica no es novedosa en absoluto, pero ha crecido exponencialmente, por las razones aducidas, en los últimos años.

Nos gustaría en este punto “problematizar” algunos aspectos de esta tendencia:

Además de la obtención de financiación, se aduce la apertura de estas instituciones a la ciudadanía, una práctica de financiación que (entendiéndola con las condiciones óptimas de transparencia) las haría más participativas y cercanas. No obstante, no podemos pasar por alto varios factores que dificultan esa aserción:

–          En primer lugar, salvo casos de micromecenazgo, la financiación privada proviene de empresas (normalmente grandes empresas). Así, en todo caso, esta financiación abre las instituciones no a la ciudadanía, sino al “mercado” y a las entidades financiadoras.

–          En segundo lugar y, tal vez más importante, la financiación privada tiene intereses. Es decir, ninguna fuente de financiación, por propia naturaleza, es neutral y hemos de ser conscientes de ello.

Insistiendo en este segundo punto, el capital mixto en estas organizaciones supone atender a dos intereses que pueden entrar en contradicción: el capital público se debe al interés general (un término algo vago pero que representa claramente nuestra idea); por otra parte, el capital privado se debe a sus “propietarios”, los accionistas de la entidad financiadora.  No debemos olvidar, además, como apéndice a lo señalado, que el propio mecenazgo es, en cierto modo, inversión pública, no capital puramente privado (ver aquí).

Una de las conclusiones que pudiéramos sacar de este Foro es que el establecimiento y cumplimiento efectivo de la misión de la organización cultural en cuestión sirve de parapeto para estas “malas prácticas”, esto es, las misiones de ambas organizaciones deben coincidir o ser complementarias en algunos aspectos y éstos deben quedar meridianamente claros con carácter previo para, parafraseando a Margarita Ruyra, directora de marketing y patrocinios del INAEM, “cerrar el noviazgo” entre ambas instituciones.

Recapitulando esta primera parte, nos gustaría resaltar cuatro ideas que, a modo casi de perogrulladas, han vertebrado estas líneas:

–          La donación como ejercicio filantrópico y las estrategias de mecenazgo, en tanto que cuentan con exenciones fiscales, son una intervención económica del estado sin influir decisivamente en su destino final.

–          Existen diferencias entre la participación social en la cultura y la inversión de capitales por parte de empresas.

–          Ninguna fuente de financiación es neutral, sean objetivos relativos al prestigio, marca, a su propia misión, al interés personal del donante individual.

–          Así, salvar estos potenciales riesgos tiene que ver con, en primer lugar, el esclarecimiento de la misión de las propias instituciones culturales y, en segundo lugar, con el establecimiento previo de las condiciones de esta financiación.

Si es posible garantizar la misión de las organizaciones culturales, consideramos éticamente aceptable el recurso a la financiación privada en ciertos contextos (en los que entraremos en la segunda parte). El sentido de esta reflexión tiene más que ver con la crítica, puesta en suspenso para su análisis y reflexión en torno al papel del estado como garante de la cultura que a la negación de las modalidades mixtas de financiación. Volviendo a la actual situación de crisis que antes citábamos, y acercándonos a la cita atribuida a Hobbes, no sería descabellado cerrar esta reflexión refiriéndonos a las instituciones culturales públicas con el ya clásico “primum vivere deinde philosophari”.

Anuncios

2 pensamientos en “FINANCIACIÓN DE LA CULTURA Y CAPITAL PRIVADO EN INSTITUCIONES PÚBLICAS. Primera parte

  1. Pingback: FINANCIACIÓN DE LA CULTURA Y CAPITAL PRIVADO EN INSTITUCIONES PÚBLICAS. Segunda parte. | Economía y Cultura

  2. Pingback: CROWDFUNDING. Apuntes críticos en torno a la financiación alternativa de la cultura. | Economía y Cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s