Home

Creativity is a means to achieve the main goal of local economic development”, esto es, la creatividad es un medio para lograr el objetivo principal de desarrollo económico local. Así, con esta cita del artículo Creative cities and sustainable development: mural-based tourism as a local public strategy escrito por María de Miguel-Molina, Virginia Santamarina-Campos, Blanca de Miguel-Molina y María del Val Segarra-Oña situamos en nuestra reflexión la creatividad como uno de los ejes del potencial crecimiento y desarrollo:

La creatividad genera tangibles e intangibles que condicionan y propician el desarrollo económico de las ciudades.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de creatividad y pintura mural como regeneradores de entornos urbanos, con especial incidencia en el IMVG. Ahora, con la inminente inauguración de un nuevo mural sobre los sucesos ocurridos en Vitoria-Gasteiz el 3 de marzo de 1976 como tema central, queremos esbozar algunas ideas sobre la participación ciudadana en el desarrollo de esa creatividad que sirve de generadora de riqueza, en todos los sentidos.

No hablamos sólo de riqueza en términos económicos sino de desarrollo en un sentido amplio del término con todos sus elementos coimplicados. Elementos que en esa retroalimentación se convierten también en potenciadores del elemento puramente económico, y así lo corroboran los datos empíricos.

De esta manera, hoy queremos hacer especial hincapié en la participación de ciudadanos que hacen suyo el producto de la creatividad traducido en murales que cambian el entorno urbano. Es una forma paradigmática de “arte colaborativo”. Con una cita muy esclarecedora ilustraremos esta tesis: “De los distintos grados de implicación por parte de los agentes involucrados en las prácticas artísticas colaborativas, tanto artistas como comunidad, se desprenden nuevos modos de hacer, nuevos modos de  relación, otros marcos más equitativos u horizontales con  comunidades de  públicos concretos, generando formas insólitas de  sociabilidad, modelos de mediación y participación y formas heterogéneas de asociación e interacción, que pueden ser reapropiadas por los propios agentes sociales directamente implicados en los proyectos, incorporando de la práctica colaborativa  la capacidad de establecer  redes de trabajo, de instaurar vínculos y complicidades y de explorar nuevas formas operativas, en las que el tejido social quede implicado, como parte integrante del proceso artístico” (Modos y grados de relación e implicación en las prácticas artísticas colaborativas. Relaciones fluctuantes entre artistas y comunidades, escrito por Alfonso del Río y Antonio Collados y publicado en el nº 20 de la Revista Creatividad y Sociedad -septiembre de 2013)

Este trabajo (compartido) de los ciudadanos y ciudadanas retoma un sentido ya olvidado de las políticas culturales que, las más de las veces, se sitúan en un sentido paternalista ofreciendo al ciudadano “algunas posibilidades de cultura” y les da la vuelta. Ahora es la propia sociedad la que hace suyo el producto cultural que modifica el entorno y con él todo lo demás. El ciudadano no es espectador pasivo de la creatividad y cultura. La hace y crea. Por eso queremos finalizar esta pequeña reflexión, volviendo al título de este artículo: el arte es una herramienta más de construcción de la identidad de una comunidad, y si la herramienta es colaborativa, la identidad es compartida.

Este artículo ha sido publicado en el blog “Vidas en el Muro”, en el enlace siguiente: http://mural3m.wordpress.com/2013/10/09/pintar-muros-hacer-barrios/

Gracias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s