Home

En estos tiempos de recesión, agudización de la crisis económica y cambio de sistema social, en su más amplio sentido, se ha convertido en recurrente un aviso a navegantes que circula desde ciertos poderes públicos. De una manera explícita o no, se lanzan globos sonda que postulan acudir al voluntariado cultural para la realización de actividades profesionales en este ámbito en tanto que la ausencia de recursos económicos incide en la ausencia de profesionales. Se pide la participación ciudadana voluntaria para la ejecución de programas y actividades culturales, incluso para la gestión de espacios públicos (bibliotecas, por ejemplo), saltándose a la torera, no sólo la figura del gestor cultural (público o privado), sino también el marco legal del voluntariado donde se regula meridianamente claro que el voluntario no puede sustituir una actividad remunerada y que  se trata de “aquella persona física que, libre y responsable, dedica parte de su tiempo a desarrollar actividades de interés general para la comunidad, en el seno de organizaciones privadas o públicas y con arreglo a programas y proyectos concretos”.

Por su aparente paralelismo, recurrimos a una comparación. El uso de becarios, estudiantes o personal en formación para la realización de tareas profesionales es un caso diferente. Los responsables de esto lo hacen para ahorrar siendo conscientes de que cometen un FRAUDE. Pero el recurso al voluntariado ante los profesionales puede responder a un acto de “aparente buena voluntad” que esconde una declaración de principios: potenciamos la participación ciudadana y ahorramos recursos económicos en una actividad que, dada su índole, no necesita profesionales. Cualquier persona puede realizar esta tarea. El becario o becaria es un profesional en ciernes. El fraude reside en el tipo de contratación. Así y por desgracia, se recurre a becarios de manera fraudulenta en otras disciplinas, pero no se piden voluntarios para la redacción del proyecto de construcción de una central nuclear o de una autopista, o para un trasplante de córnea, o para la gestión de la inversión en bolsa de miles de millones depositados en un fondo de pensiones (son ejemplos extremos, ya).

Es un planteamiento ideológico en un sentido amplio. La cultura es entretenimiento, menor, fácil de ejecutar y (las más de las veces se piensa incluso) que reside en ejecutar una actividad y cerrar, ejecutar otra actividad y cerrar, y así sucesivamente. Qué, cómo, por qué, para qué… se realicen esas actividades no importa en absoluto.

¿Deja por ello de ser necesario el voluntariado cultural? En absoluto, juega un papel, fundamental en nuestra opinión, llegando allá donde los poderes públicos no llegan.

Pero, y consideramos fundamental este matiz, no debemos confundir voluntariado con participación cultural (acción y participación ciudadana), con gestión compartida (poderes públicos, empresa privada y sociedad) y con el papel creador que juega la propia sociedad. No se produce una correspondencia absoluta entre participación de la sociedad y voluntariado. Que los ciudadanos quieran jugar este papel primordial, participar y ser los artífices del ámbito de la cultura no es sólo recomendable, ES NECESARIO para el desarrollo de cualquier sociedad. Sustituir a los profesionales (gestores y gestoras culturales, públicos o privados) por voluntarios con la escasez de recursos económicos como excusa, no. Eso sí, tal vez es que se considera que la cultura no necesita profesionales que gestionen el amplio y vasto campo de trabajo que le es propio.

Usando las palabras de Ximo García Roca (refiriéndose al estado liberal), en su artículo El voluntariado en la sociedad del bienestar, se podría decir: “Para el desmantelamiento de los servicios públicos, se procurará contar con la colaboración o, al menos, complacencia de algunos voluntariados, que retienen como ganancia cualquier reducción del espacio público. Los voluntariados sirven entonces de coartada para desmantelar los sistemas de protección y se atribuye a los voluntarios una mejor satisfacción de las demandas del ciudadano-consumidor y una mayor eficiencia en la asignación de recursos. En tal sentido esperan del voluntariado que amortigüe las contradicciones sociales y por eso mismo gozan de la máxima consideración aquellos que sirven de colchón ante los desgarros de una política liberal.” Si el Estado es parte del problema, reduzcámoslo manteniendo el colchón de bienestar que pueda proporcionar el voluntariado.

Llevado a nuestro campo de trabajo: reduciremos costes y arrinconaremos la cultura allá donde pueda dejar de ser molesta.

Anuncios

8 pensamientos en “Voluntariado cultural: ¿Participación ciudadana o ninguneo profesional y arrinconamiento de la cultura?

  1. Pingback: Voluntariado cultural: ¿Participaci&oacu...

  2. Totalmente de acuerdo…solo tengo un pero; frecuentemente veo también lo contrario y me parece igual de peligroso para el proceso de de empoderamiento ciudadano de la cultura. He visto, en mi barrio mismo como los profesionales arrinconaron la iniciativa popular, quizá populachera, pero viva al fin al cabo que movía la actividad cultural, después de ese proceso el barrio murió cultural y asociativamente. Pero claro, eso depende de la calidad del gestor y de las intenciones de quienes gestionan…

  3. Pingback: La coartada del voluntariado cultural | regalatemagia.com

  4. Pingback: LES ENTREPRENEURS: EL MUSICAL | Tirarse al monte

  5. me ha encantado el artículo y la exposición tan clara de el lugar en el que la Cultura ha sido relegada por un Estado, gobierno español, que parece quiere una ciudadanía inculta , solo interesada en valores básicos y fácil de manipular. Sin humanidades, filosofía, ética, debate, cultura, estética, belleza con mayúsculas como hablaban de ella los filósofos griegos, etc, la sociedad será menos sociable, menos independiente y menos amable y, empática…por elegir algunos calificativos. No lo permitamos , las humanidades fueron el inicio de la civilización y la democracia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s