Home

Son de sobra conocidos los desmanes urbanísticos cometidos en los últimos años en los planeamientos urbanísticos de algunas ciudades (da igual el tamaño). De hecho, como respuesta estética a la obviedad de tales desmanes se acuñó un mantra: “la sostenibilidad”, el desarrollo sostenible, urbanismo sostenible y tantos otros conceptos similares que daban a entender la posibilidad de un crecimiento urbano que tenía en cuenta la limitación de recursos, las generaciones futuras, el medio ambiente, etc.

Y se trata de una respuesta estética en tanto en cuanto muchos pueblos y ciudades han crecido siendo conscientes de la finitud de los recursos, pero sin atender a este hecho más allá de nomenclaturas. Este desordenado y desaforado crecimiento previo a la situación económica de recesión que vivimos chocó y, a veces, arrasó el patrimonio cultural. No obstante, y con el paso de los años, en el marco de esta nueva idea de sostenibilidad acuñada en el ideario de algunos planes urbanísticos, el patrimonio cultural ha quedado, aunque protegido, sujeto a espacios independientes y sin integrar en la ciudad (en la ciudad viva, la que construyen día a día los ciudadanos, no nos referimos al puro espacio físico).

Aunque podemos decir que el corpus normativo que regula el establecimiento de planeamientos urbanísticos tiene herramientas para proteger los elementos patrimoniales de las ciudades, parece que sólo se usan con elementos patrimoniales simbólicos, grandes monumentos y construcciones que, de algún modo, pueden repercutir económicamente a las arcas de la ciudad a través del turismo. EL PATRIMONIO CULTURAL HA QUEDADO SUJETO A COMERCIALIZACIÓN Y DEPENDIENTE ABSOLUTAMENTE DEL TURISMO. El crecimiento de los entramados urbanos, por un lado, ha aislado a los elementos patrimoniales, y por otro, los ha situado como objeto de mercado dependiente de las directrices de los consumidores (turismo).

Extraemos una cita bastante aclaratoria de esta idea del artículo del antropólogo Javier Marcos Arévalo El patrimonio como representación colectiva. La intangibilidad de los bienes culturales (2005): “Dos concepciones sobre el patrimonio: la que enfatiza en su interés mercantil y la que lo hace en su capacidad simbólica de legitimación de identidades. Los referentes patrimoniales tienen un valor de uso (identidad) y un valor de cambio (mercado). El valor de uso remite a funciones interiores de la comunidad en relación con la memoria colectiva. Y el valor de cambio refiere las funciones exteriores (los usos turísticos). En una sociedad consumista en la que, en razón de la ley de la oferta y la demanda, todo se vende y compra, los bienes patrimoniales se han convertido en un recurso susceptible de desarrollo y en una mercancía. Dos discursos, pues, el identitario (patrimonio de uso) y el productivista (patrimonio de consumo)”.

No podemos obviar ese impacto económico directo que a través del turismo se obtiene del patrimonio cultural, incluso como estrategia para hacer visible a los propios ciudadanos sus elementos identitarios, pero la integración del patrimonio en la ciudad, las acciones educativas que lo sitúen en su lugar en la propia ciudad ofrecen un impacto positivo aún mayor (también económico, aunque de manera indirecta). En definitiva, siendo conscientes y aprovechando el impacto económico que el patrimonio cultural tiene a través de su “uso comercial”, los poderes públicos no deben permitir que sea este el uso preeminente en tanto que, VISTO DESDE CRITERIOS ECONOMICISTAS, EL PATRIMONIO CULTURAL CORRE EL RIESGO DE PERDER SU PAPEL COMO LEGADO, HISTORIA E IDENTIDAD EL DÍA QUE DEJE DE SER RENTABLE.

Anuncios

2 pensamientos en “Acerca de las consideraciones economicistas del patrimonio. Planeamiento urbanístico, desarrollo y patrimonio cultural

  1. El patrimonio (cultural) nunca dejará de ser rentable. Al contrario, pienso que lo que es necesario es descubrir la forma de explotarlo y hacerlo autosostenible. No tiene sentido conservar unas “piedras o huesos”, o lo que sea, sin un sentido propio, simplemente porque son de nuestro pasado, haciendo de ellas un puro fetiche.
    En el mundo del patrimonio cultural no ha llegado todavía un Rodriguez de la Fuente que acerque la historia y la cultura a la sociedad y les haga ver su valor intrínseco. Hasta que aparezca una figura así considero lícito hacer “parques de atracciones temáticos” en cada yacimiento, invitando a los asistentes a disfrazarse y disfrutar de las instalaciones, y entre juegos y películas contarles el valor de lo que están disfrutando. Esto al menos parece que funciona en otros países de Europa.
    Si no conseguimos que los mayores se entusiasmen, y que los pequeños disfruten y deseen volver por su propia iniciativa, y traer en el futuro a sus hijos, estamos perdiendo el tiempo con la conservación del pasado.
    Hay excelentes casos en Barcelona, Cartagena o Zaragoza, de integración del patrimonio cultural en las ciudades actuales. En todas ellas creo que funcionan aceptablemente sus museos subterráneos. Y la palabra clave, creo que sigue siendo el disfrute. El público tiene que disfrutar y desear contarlo, desear volver.

  2. Comparto las opiniones de este artículo, no todo ha de ser “útil”, en el sentido actual y mercantilista de la palabra. En mi opinión, y en lo que disiento un poco, es en que después de este desaforado afán constructivo ni siquiera se ha buscado una rentabilidad turística, ha sido un destruir sin sentido, con una brutalidad y una ignorancia decimonónicas. Ciudades como Calatayud han quedado arrasadas. También difiero del ejemplo de Zaragoza de la anterior opinión, su casco histórico está destruido y abandonado. Gracias por compartirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s