Home

En una sociedad en la que desde diversos medios económicos, sociales, políticos y de comunicación se reprocha que el cine esté subvencionado, que el estado financie las actividades culturales, que se gasten, en definitiva, recursos públicos para potenciar la creatividad, parece buen momento para tomar cierta distancia y ver con perspectiva el libre mercado y sus supuestas virtudes (ese laissez faire). Estas críticas al intervencionismo estatal se sitúan en un contexto, el del liberalismo económico heredero de Hayek y otros que han desvirtuado sus orígenes teóricos expuestos (como modelo) en la obra de autores como Adam Smith.

Como ya hemos señalado en varias ocasiones, el intervencionismo por parte de los poderes públicos en el ámbito de la cultura puede situarse en el mismo plano que las intervenciones de un modo u otro en diversos sectores productivos (automoción, aeroespacial, agricultura, turismo, deportes, banca y finanzas, etc.).

Si, por otra parte, se aduce que el mercado cultural es un mercado de competencia imperfecta, derivado de la intervención de los poderes públicos, y que este hecho desvirtúa las relaciones económicas atentando contra parte de las industrias culturales, tal vez se esté en lo cierto. No obstante, nos gustaría matizar esta tesis.

Desde nuestro punto de vista no existen (sólo en el ámbito puramente teórico y, tal vez, algún caso marginal) mercados de competencia perfecta. Sólo son constructos ideales en tanto en cuanto es imposible un mercado donde la información sea completa, ninguna empresa pueda influir en el precio del producto, los tiempos sean conocidos y previsibles, los consumidores actúen de forma racional disponiendo siempre del capital necesario, el producto sea homogéneo, la comunicación, transporte y distribución homogéneas… Las relaciones económicas son en sociedad e influenciadas por los agentes sociales.

Se invoca constantemente la tesis de la mano invisible de Adam Smith, ese elemento (concepto, antes que nada, eminentemente ético) que hace posible que la suma de los egoísmos particulares sirva de mecanismo regulador consiguiendo que las acciones giren en torno a una suerte de “bien común”. La suma de egoísmos dará lugar al bien común, se compensan… en un ámbito teórico o ideal, claro.

Un mercado cultural sin regular supondría un monopolio (o un oiligopolio) exclusivo de la gran industria que devendría entretenimiento antes que cultura. Es más, los datos empíricos así lo avalan y es perfectamente perceptible en la tendente eliminación de elementos reguladores en la que nos encontramos sumergidos. Incluso desde los propios poderes públicos.

Se trata, en definitiva de que decidamos qué papel juega la cultura en la sociedad. ¿Es un bien básico o sólo objeto de mercado? ¿Cuál debe ser el papel del estado y los poderes públicos respecto de las relaciones entre sus ciudadanos? Es nuestro punto de partida.

Si hemos de coexistir en un sistema de economía de mercado, planteamos una pequeña modificación de su postulado básico: El objetivo que planteamos tiene que ver con la mano visible, la de los poderes públicos que, en nuestro ámbito, a través de las políticas culturales garantice la creatividad, el acceso universal a la cultura y, a la vez, su constitución como eje vertebrador de una sociedad y su desarrollo como sector económico. Ambicioso proyecto, eso sí.

Anuncios

2 pensamientos en “¿Cultura y mercados de competencia perfecta? La mano invisible de Adam Smith y los bienes y productos culturales

  1. Great article! This is the type of info that are supposed to be shared around
    the internet. Shame on Google for now not positioning this publish upper!
    Come on over and discuss with my site . Thank you =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s