Home

Que existan barrios y ciudades en los que el motor económico sea la cultura no es una utopía. Clusters culturales, distritos culturales, incluso podríamos hablar de ciudades culturales con modelos de desarrollo económico en los que la cultura y la creación son el eje primordial.

El II Congreso Internacional de Ciudades Creativas organizado por la UCM y la Asociación científica Icono14  que tuvo lugar en Madrid el pasado octubre, las IV Jornadas sobre Ciudades Creativas de la Fundación Kreanta que han tenido lugar este fin de semana en Madrid… Las reflexiones en torno a las ciudades creativas se encuentran hoy día en un momento álgido, con innumerables artículos, publicaciones, etc. Además, páginas web, blogs, estos congresos y jornadas periódicas nacionales e internacionales en torno a ellas que hemos señalado han conseguido que el nivel de desarrollo de las investigaciones crezca día a día.

Mirando desde una perspectiva más amplia, no sólo desde la cultura, sensu stricto, sino desde cualquier ámbito que genere creatividad, queremos hoy establecer algunos apuntes sobre las CIUDADES CREATIVAS. Este concepto deviene de la traducción del libro de Richard Florida Who’s your city traducido al español como “Las ciudades creativas”, continuación del concepto que anteriormente había acuñado, las CLASES CREATIVAS, como elementos determinantes en el desarrollo y tipología de las ciudades. Una ‘creatividad’ que incluye no sólo las artes, sino las ciencias, la investigación, innovación etc. Es fundamental el intercambio de ideas y metodologías de trabajo, el enriquecimiento que proporciona compartir la diferencia. Aunque hoy nos ceñiremos a la cultura.

Varios factores van a condicionar el desarrollo de estos barrios o ciudades con una secuencia temporal (causal) difuminada en tanto que cada uno de ellos es, a la vez, causa y consecuencia de los demás. Destacamos entre ellos el contexto sociopolítico, el entorno y la planificación urbanística, las industrias culturales y los propios artistas o agentes de las manifestaciones culturales. Cada uno de ellos es motor del resto y, todos juntos, del desarrollo económico del entorno.

Un adecuado entorno sociopolítico puede canalizar la creatividad como modus vivendi de la ciudad, del mismo modo que puede generar una adecuada planificación urbanística (dirigida a potenciar las manifestaciones artísticas), que a su vez hará posible la creación de una potente industria cultural que incidirá positivamente (a nuestro juicio) en el entorno sociopolítico retroalimentándose.

Pueden, en definitiva, propiciar la atracción de inversiones, propiciar el paso de la actividad artística a la comercial, el acercamiento de otras empresas y otros “artistas”, pero, sobre todo, harán una ciudad más habitable y amigable, una ciudad cuyo objetivo y función sea mejorar la vida de sus vecinos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s