Home

En el anterior post y a raíz del documental expuesto, entre otras anomalías en el mercado del arte contemporáneo, criticábamos la actitud de las casas de subastas por intervenir en el mercado del arte convirtiéndose, por tanto, en juez y parte y usando técnicas que, incluso en los mercados financieros, son ‘castigables’. Esto es, agentes intermediarios interviniendo en el mercado para modificar precios.

El arte se compra, se vende, se tasa, se encarga… es innegable que podemos hablar de algo llamado “mercado del arte”; y casi siempre ha sido así. El arte es un bien de consumo. Pero, hoy, además de ser un bien de consumo, es un bien de inversión, especialmente visible en el caso del arte contemporáneo.

Si analizamos este hecho podemos ver que aumenta su gravedad, si cabe, en tanto que el mercado del arte presenta una asimetría propia. El mercado del arte y el de la cultura en general son asimétricos, no se trata de manera aséptica la relación oferta-demanda.

¿En el caso de la cultura quién determina el valor del producto? ¿Quién determina el éxito o fracaso de la obra, de la función…? ¿Cuánto y cuándo es valioso un elemento patrimonial? Se nos muestran en primera instancia varias respuestas: Los críticos, los propios artistas, el público y la propia oferta y demanda… Y una pregunta que, a nuestro juicio, abre un interesante debate (al que dedicaremos una entrada de este blog), ¿quién determina el valor, el erudito o el pueblo? ¿El crítico o el ciudadano?

El mercado del arte y la cultura tiene como eje diferenciador la subjetividad del componente estético humano. El elemento psicológico se constituye en factor de mercado de manera más determinante que en otras relaciones comerciales. Es más, este mercado trabaja induciendo estas propias anomalías. En definitiva, provocando la revalorización de obras de arte o cualquier otro elemento cultural “en venta”, por tanto, distorsionando el mercado, ya sea, de manera subrepticia como señalábamos en el post anterior, o incidiendo en otros valores, tales como el “efecto legado” o el elemento psicológico de posesión de algo único, etc.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s