Home

Este es un post sobre economía (antes que sobre arte)  en el que, a través de un documental titulado El arte de especular, emitido en el programa La noche temática, nos encontramos con ideas relativas a la burbuja del mundo del arte contemporáneo.

Sitúa en el punto de mira a las casas de subasta, galerías y marchantes y cómo, a través de la intervención en el mercado por parte de estos elementos (considerados agentes intermediarios), el precio final del producto se infla artificialmente. En definitiva, una burbuja como la inmobiliaria, la de las materias primas, etc.

El arte contemporáneo se convierte en mercancía, se produce en masa, en serie, deja de ser arte y se convierte en un mecanismo más de inversión. Los fondos de inversión y las grandes fortunas usan esta “inflación de precios” para aumentar sus exenciones fiscales y desgravaciones a través de estrategias de patrocinio, mecenazgo, donaciones, etc. Es más, artistas como Damien Hisrt se convierten en un producto de mercado, no sólo su obra, ellos también.

Es economía de mercado, no arte.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s