Home

En la relación entre cultura y generación de riqueza, cuando miramos a los museos, a veces simplificamos sobremanera la realidad considerando el turismo como “el efecto positivo por antonomasia” de los museos en la sociedad respecto a esa generación de riqueza y como motor de desarrollo.

Es incuestionable que los museos atraen visitantes que generan riqueza, pero ¿este hecho es positivo en sí mismo? ¿Qué riesgos conlleva?

En la línea en la que Guy Debord señalaba nuestra sociedad como la “Sociedad del Espectáculo” otorgando carta de realidad a la apariencia frente “a la naturaleza de las cosas”, los museos, como describe Manuel Muñoz, Director General de Patrimonio Cultural Valenciano y Museos, en aras del aumento de número de visitantes han introducido elementos ajenos a los propios contenidos: desde el diseño del propio museo, dando más importancia al continente que al contenido, como agresivas estrategias de marketing y publicidad. Estamos desvirtuando el sentido propio de los museos a costa de conseguir más visitantes, perdiendo la experiencia que aporta el museo frente al espectáculo. El museo no es un mero espacio de entretenimiento situado en un entorno que se convierte en destino turístico.

Los museos son un factor de desarrollo, especialmente en el ámbito local, más allá del turismo. El museo, como señala Pau Raussell, ejerce una función de vertebración simbólica del territorio, debe convertirse en protagonista de las políticas culturales de ese territorio y no estar constreñido a un mero recipiente o a un espectáculo. Un museo imbricado en un tejido social, transforma la sociedad.

Sabemos que los museos, además de conservar, custodiar e interpretar el arte y el patrimonio; entretienen, forman, aumentan la calidad de la marca-ciudad (con adecuadas estrategias de branding) y tienen impacto económico. Pero, el horizonte es la democratización del acceso a la cultura, la regeneración del entorno y el reforzamiento de los valores simbólicos, frente a las visitas masivas e insostenibles, que producirían, respecto del impacto económico, el efecto contrario.

Anuncios

Un pensamiento en “Museos, turismo, impacto (I)

  1. Marketing is not about tricking people to want things as may have been in the past, the modern consumer, Internet-savvy
    companies actually invited into their lives to talk to them
    if they offer something relevant and useful to them, through the following
    on Twitter or “taste” of your Facebook page. Nowadays, internet marketing
    has become a critical piece of every companys marketing mix.
    You Never Know If Something Is Going To Work Or Not:
    .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s